lunes, 21 de junio de 2010

Hoy en día abundan los topicazos en todos lados, películas que siempre hablan de lo mismo sin intentar hacer algo un poco diferente, o algunos videojuegos que se repiten hasta la saciedad. Lo mismo le pasa a la literatura, pero a veces nos encontramos con que siempre hay un resquicio para una historia que al menos se diferencie en algo de las demás, ya sea por los personajes, la ambientación o por el simple hecho de la expresividad del autor en sus líneas. Entonces surge la luz, un hombre llamado Dmitry Glukhovsky escribe algo llamado "Metro 2033" y lo pone en las estanterías. Lo coges, lees la contraportada, lo ojeas y entonces dices: "Esto promete mucho".
 Acompañadme por la aventura que nos ofrece este hombre si queréis saber más.



Todos sabemos que la temática del mundo post-apocalíptico esta a la orden del día, es un tema atrayente (al menos para mí) que conocer su auge en estos años. Juegos como Fallout o el futuro Rage de ID Software ya lo demuestran como seria la vida sobre la Tierra, pero Metro 2033 nos ofrece la visión de los supervivientes en su nuevo hábitat, el metro de Moscú. Unas simples líneas de metro que nosotros utilizamos para movernos con total normalidad, serán su nuevo hogar mientras esperan su salida de nuevo al exterior. Un planteamiento original sin duda, en el que el autor ha formado un "mundo" nuevo lleno de sorpresas, mentalidades y miedo...sobre todo miedo.
 El argumento es el siguiente: Año 2033. Los supervivientes de la guerra nuclear se han refugiado en la red de metro. En cada una de las estaciones, convertidas en pequeñas ciudades Estado, sus habitantes se agrupan en torno a las más diversas ideologías, religiones o movidos por un único objetivo, impedir una invasión de las criaturas mutantes del exterior. Artyom, un joven soldado, será elegido para penetrar en el corazón del Metro hasta la legendaria Polis y alertar a todos del peligro que acecha a la estación de la procede, la VDNKh, y a toda la red metropolitana. De el dependerá el futuro de su hogar, del Metro y puede que toda la Humanidad.
 Aunque el argumento pueda parecer "yo contra todo el mal del mundo", no os equivoquéis. Artyom no es el típico héroe, es solo un chaval joven que no conoce nada fuera de su ciudad, y de repente se le presenta un mundo lleno de rumores, miedos y cuentos de brujas...o no.
 Dmitry ha sabido hacer perfectamente varias cosas:
 - Primera: Dotar de una gran personalidad y un gran carisma a Artyom y cada uno de los numerosos personajes secundarios que aparecen a lo largo del libro. Cada persona que encuentra Artyom es totalmente diferente a la anterior, cada una con su opinión y sus ideas muy opuestas a las de los demás personajes.
 - Segunda: Impresionante ambientación sobrecogedora. El autor sabe jugar con el suspense de lo que puede o no haber en cada esquina oculto en un oscuridad tan opaca que parece estar viva. Sabe ponerte nervioso, querer acelerar como lo hace Artyom es presa del pánico, cuando se encuentra solo, porque él es una persona como tú y como yo, con sus miedos.
 - Tercera: Aparte de dotar con una gran personalidad a cada personaje, las ciudades también tienen esa cualidad. Pequeños gigantes, cada uno con una ideología que mueve a las masas, con sus leyes y sus objetivos. En este Metro no hay ninguna estación parecida a otra, salvo por las tres grandes "potencias" que tienen varias estaciones en su poder, la Hansa, la Línea Roja y el IV Reich.
 - Cuarta: Las descripciones tanto de todos los túneles como de todas las estaciones por las que pasa Artyom. Descripciones mecánicas, con detalles para que puedas recrear en tu mente cada paso de Artyom. Aunque algunos le resulten pesadas, siempre es bueno saber detalles de algo que desconocemos.
 Además de todo eso, durante el libro nos damos cuenta de cómo Artyom va evolucionando, dejando atrás su miedo a lo desconocido gracias a la seguridad que les proporcionan sus compañeros, que realmente si conocen las entrañas de los túneles. Porque aunque el autor realmente no quiere hacerte pasar miedo, tampoco le hace falta. Lo que siempre le dará miedo a un ser humano es lo desconocido, o en su defecto, cualquier cosa que no pueda explicar racionalmente...simplemente porque somos así, y Dmitry lo ha sabido captar muy bien. El simplemente juega con el protagonista y a veces con nosotros...
El libro te atrapa en su atmosfera, engancha y tendrás ansias de saber más sobre el Metro y sus leyendas. En definitiva, uno de los mejores libros que he leído y del que posiblemente disfrutareis todos los amantes de esta temática y de la lectura.

Para el que no quiera leerse el libro pues ahí tiene el juego, que realmente si juegas despues de haberlo leido es muy probable que te parezca una decepcion como a mí. Como shooter da el pego, pero como adaptacion del libro es flojucho...mas que nada porque aunque el juego quiere ser agíl, lo es demasiado y se salta demasiadas cosas, aparte de que se inventa otras muchas.
NOTA: 9 

Plano de todo el Metro



2 comentarios:

La Ilustre Redacción dijo...

Pues yo, que ya me he pasado el juego y no me decepcionó, aprovecharé y me leeré ahora el libro. =D

retrospect dijo...

@La Ilustre Redaccion: Tu debes de ser Andresito, no te camufles cobarde xDD. Seguramente el libro te guste mucho mas, Artyom, Kan o Bourbon ganan muchisimo mas en el libro que en el juego, creeme. Si no te gusta el libro PC Jesus estara muy disgustado contigo.

Publicar un comentario

Pobre Teclado

Mis files fanaticos

Yo y mi teclado

Mi foto
Retrospect
Pues yo soy yo...y no dire nada mas sin la presencia de mi abogado ¬¬
Ver todo mi perfil